inicio mapa web contacto
 
 
 
 
 cartillas
     
CARTILLA DEL FAMILIAR DEL LUDÓPATA
 

Ideas y Consejos para Familiares del Ludópata.

La familia

Desde hace tiempo, en ABATTAR, hablamos además de enfermo ludópata, de la "Familia del Ludópata". Este término lo utilizamos teniendo en cuenta la gran influencia de tener un ludópata en la familia, y las consecuencias importantes que produce en el resto de los miembros de la misma.

Al convivir un largo periodo con el "adicto", no se sabe cómo reaccionar ante los continuos cambios de carácter o indiferencia de este ante las obligaciones familiares o de otra índole, incluso termina por tenerlos la esposa o compañera, sobre todo cuando durante años se ha intentado hacerle ver a esta, que solo son "imaginaciones tuyas", "estás loca",etc. Ella llega a dudar de su propia capacidad, sigue el juego que la enfermedad obliga a inventarse al ludópata y, creyendo que les ayudan, llegan a ser tan victimas como ellos del Juego, porque va minando sus vidas ya que comparten "esa vida", mañana tarde y noche.

Las relaciones interpersonales entre el ludópata y su pareja se caracterizan por la clara aparición de una confusión de relaciones, así como de necesidades contrapuestas. Va apareciendo un enjuiciamiento y valoración negativa del individuo adicto, originados por la sucesión de conductas inadecuadas y cambios bruscos en su humor y personalidad, que van desde la apatía y total incomunicación e indiferencia hacia su entorno familiar, hasta manifestaciones de pérdida total del control, llegando en casos extremos a la agresión.

Pueden aparecer celos infundados por parte del ludópata, que dificultan más la relación, desde la comunicación, hasta las relaciones sexuales.

La pareja generalmente va caminando hacia la pérdida de valores y estima, se va sembrando el distanciamiento afectivo, el cual se ve reforzado por la actitud de rechazo del cónyuge o compañero/a, que al aumentar las distancias, hace que el acto de sincerarse por parte del ludópata, se vea dificultado.

Pero es cuando la enfermedad aparece crudamente deteriorándolo todo, cuando empezamos a comprender que "algo pasa", que no es normal pasarse horas y horas fuera de casa, cuando le grite o no le haga caso a los hijos "si los quiere tanto". Algo empieza a apoderarse de la esposa/compañera del ludópata, y comienza a sentir angustia por algo que ocurre y que no sabe qué es, ni como remediarlo, ¿a quien contárselo?, ¿quien me va a entender?.

¿Qué pensarán los demás?. No te sientes aún la mujer de un enfermo, te sientes únicamente una persona rechazada, frustrada. Todos estos complejos de tu propio conflicto personal, acaban por envolverte y succionarte hasta destruir tu sistema nervioso, y tu vida social, ya que siempre responde la misma pregunta ¿No viene tu..?, ¿dónde esta....?

Cuando observas de forma continuada a la persona con la que convives, y haces balance de los momentos buenos y los malos, estos últimos empiezan siempre con la misma letra "El Juego".

Ya estamos seguros, ya lo sabemos, pero ¿qué hago para explicárselo? Intentas decirle que "esto no puede seguir", que "no llega el dinero a fin de mes", pero siempre encuentras de una u otra manera un sentimiento de rechazo ¡déjame en paz!, ¡tonterías tuyas!, es cuando llegan los enfrentamientos, dependerá entonces del grado de deterioro que ha llegado cada una y al que ha llegado la pareja, para que todas estas variables se conviertan en una catástrofe.

Ahora bien, si el ludópata tiene la suerte (nunca mejor dicho) de contar con una esposa/o decidido/a, a no abandonarlo y a luchar para que su cónyuge vuelva a ser el de antes, ella/el intentará por todos los medios enterarse de si hay alguna forma de luchar contra esta adicción.

Afortunadamente cada día hay mas divulgación sobre el tema, y entre todos, tendríamos que lograr que fuera siempre a más. Una vez informada de que hay centros, donde se logra la rehabilitación de la adicción al juego, y no parará hasta lograr que el cónyuge o compañera/o, le acompañe a uno de ellos.

Que la esposa busque información ante la menor sospecha de que el juego es un problema para su familia, es importantísimo. Con esta información comenzará a entender la dependencia y será más efectiva a la hora de ayudar y lograr que el enfermo inicie el tratamiento.

ABATTAR Registro Nacional de Asociaciones, Ministerio del Interior Hoja 44686 1ª

Consideraciones sobre la familia y el ludópata

Se da mucho el caso, del enfrentamiento entre el cónyuge / compañero, y la madre del adicto como: "es que no lo sabe llevar", "no lo entiende", o al revés, "la culpa es de su madre que siempre lo mimó y le quitó la responsabilidad de sus propios actos".

Con bastante frecuencia, un ludópata no empieza a cambiar o a dejar de jugar, hasta que no ocurre un cambio radical en la actitud y comportamiento de sus allegados. El adicto para llegar a concienciarse de su problema, generalmente, tiene que "tocar fondo", como decimos nosotros, es decir, debe sentir que ya no tiene salida porque los problemas (económicos, familiares, etc.) le han desbordado, por parte de la familia actitudes agobiantes de insistir sobre el tema, de forma "histérica", en malos momentos, sin coordinación entre los miembros de la familia, llegan a convertirse para el adicto, en monólogos que "el" escucha en el mejor de los casos, "como el que oye llover".

El camino a la ludopatía

En principio el ludópata no reconoce el problema, y cuando su entorno le plantea este tema, se justifica diciendo que "no es para tanto". Dado que al inicio de la adicción los "follones" son ocasionales, tanto el ludópata como sus familiares directos, no comprenden la magnitud del problema que se está gestando.

Usted observa que su familiar juega cada vez más y más a menudo, seguramente, pero usted no sabe que esto se conoce como "aumento de la tolerancia", y que indica que su familiar se está volviendo adicto al juego.

Además, en esta etapa el ludópata suele justificarse diciendo que "cuando quiera, dejo de jugar", lamentablemente esto no es así.

De este modo, el tiempo transcurre y la familia trata de ayudarlo a resolver los problemas que le acarrea, su adicción al juego, y no se dan cuenta que están corriendo a un callejón sin salida, donde quedarán atrapados, porque verán que continua jugando cada vez más, posiblemente los problemas económicos se hagan cada vez mas grande, aquí es cuando usted verá las consecuencias del juego en su familiar, cuando empieza a tener problemas, a cambiar su estado de ánimo, a estar mas irritado, a cambiar de amigos etc.

Surgen problemas en la pareja por el juego, llegando en ocasiones a episodios de violencia verbal, ha tenido que cubrirlo, ante deudas injustificadas a familiares o amigos, probablemente también haya tenido que dar explicaciones a sus hijos, sobre el comportamiento de su padre / madre, con frecuencia escuchará "esta es la última vez que juego, te lo prometo", la situación económica de la familia se ha vuelto caótica, y como en la mayoría de las adicciones, el familiar tiene que asumir la mayoría, si no- 6 -todas las responsabilidades (casa, hijos, economía), buscando entre sus hijos y sus padres el apoyo necesario para superar los problemas, aquí comienza el aislamiento social del familiar.

Ya el equilibrio familiar se ha roto, ya no se puede acallar mas el problema, no se puede vivir así, todo el entorno está afectado emocionalmente por el comportamiento del ludópata, se sufren depresiones, alguno de los hijos suele tener problemas en el colegio, o de conducta, etc.

El ludópata se aísla de su propia familia, vive su mundo. Usted ha pensado seriamente en separarse, tal vez lo haya hecho durante algunos días para probar si cambiaba el comportamiento del adicto, la familia se siente impotente, no sabe como solucionar, se ha intentado todo, y ya no se sabe que hacer.

"Ya estamos en el callejón sin salida". Este es el momento de tomar una decisión, y aunque hay otras como la separación, creemos que la mejor es, iniciar un tratamiento de rehabilitación.

El entorno del ludópata

El entorno (esposa, familia, amigos etc.) tiene que enfrentarse a un adicto, que o bien no reconoce el problema, o se niega a ponerse en tratamiento. Lo primero que debe hacerse ante esta situación es:

  • No cerrar los ojos al problema.

  • No tener miedo al "que dirá la gente".

  • No esperar a que se agrave el problema.

El entorno del ludópata, es decisivo para lograr que este, inicie un programa de Rehabilitación.

Piense, que en determinados momentos el ludópata, también lo desea y a la par lo teme, sea paciente y ayúdele a madurar esta idea, pero, que en ningún momento sienta que el tratamiento es impuesto, sino que por el contrario, ha sido decisión propia.

Para conseguir que el ludópata inicie un tratamiento, es fundamental que el entorno, se comprometa en este objetivo con constancia y tenacidad, será pues la pauta a seguir para lograr el propósito, la rehabilitación completa, hay que tener en cuenta que a partir de aquí reestructurar la vida, reorganizarla para que vuelva a ser como antes o lo más cercano a como era, es tarea de un tiempo, que puede ser de varios meses o años, no se puede pretender que en poco tiempo, días o semanas todo vuelva a ser como antes de jugar, el entorno, junto con el Grupo de autoayuda, es el apoyo que se precisa, para superar los momentos difíciles.

Lo que debe hacer la familia

  • Usted sabe que la Ludopatía es una enfermedad y no un vicio, trate al adicto como un enfermo, no un vicioso.

  • Hagan un frente común ante el reto de la Rehabilitación.

  • Hágale ver que no es el único, que otros lo han superado.

  • Aborden el tema, pero con tranquilidad.

  • Entienda las conductas del ludópata, son características propias de la adicción.

  • Demuéstrele que le ofrecerán toda la ayuda posible para solucionar el problema.
Al final del camino, el jugador, podrá sentirse como una persona normal, que ha tenido un problema grave, que le ha acarreado mucho sufrimiento, si se aprende de este sufrimiento se puede llevar una vida mejor, este es el objetivo y el fin que el ludópata tiene que tener siempre presente.

Bibliografia

Esta cartilla ha sido adaptada, de "Ideas y consejos para familiares de Alcohólicos / as", elaborada con la experiencia de miembros y técnicos de ABATTAR, y con la aportación de diversas fuentes bibliográficas.

 
 
  Asociación Bajoaragonesa Turolense de Toxicómanos y Alcohólicos Rehabilitados. José Bielsa "El Lindo".
C/ Escucha, 3. 44500 ANDORRA (Teruel)
Telf.: 978 84 31 51 - Fax:978 84 37 99 - Movil: 619 92 09 66
Horario: de Lunes a Jueves de 18 a 22h
 

Diseño, desarrollo y mantenimiento: Sedinet

Valid HTML 4.01 Transitional ¡CSS Válido! Icono de conformidad con el Nivel A, 
	de las Directrices de Accesibilidad para 
	el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI