inicio mapa web contacto
 
 
 
 
 testimonios
     
A LAURA

Hola mi vida:


Son tantos los sentimientos que me afloran al comenzar a escribir, que no puedo describir lo que realmente siento, pero lo verdaderamente cierto, es que todo lo que aquí te digo, sale de lo mas hondo de mi corazón, puedes estar segura, de que nunca en mi vida he sido tan sincero.


No quiero pedirte perdón, para no forzar tu voluntad de manera emocional, tienes todo el derecho del mundo de pensar lo que tu corazón te dicte, pero solo te pido que de alguna manera entiendas, que yo solo he sido el malo, y vosotras las victimas en una historia tan cruel, en la cual el Alcohol ha sido el único director.


 


Soy consciente de que tuviste que representar ese papel en el teatro real de tu vida, y sobre todo cuando mas me necesitabas, cuando mas preguntas tenias, cuando  las respuestas  no llegaban, se de lo difícil que tuvo que ser para ti entender que yo no estaba allí, y ni tu ni yo nos veíamos.


 


Solo el apoyo de Mamá, fue el que te dio la fuerza para poder continuar por el camino de la adolescencia, que para ti, aun fue mas difícil, te tuviste que enfrentar a lo nuevo que te llegaba sola, con el riesgo de la candidez y la inocencia, y mientras tanto Yo, perdiéndome lo mejor de ti, por algo que no dejaba de separarnos mas y mas cada día.


 


Ese no estar, hizo que buscaras un hombro para llorar tus penas, para encontrar lo que Yo no te daba, se te rompieron todos los esquemas, ya no estaba el abuelo, y tú me seguías buscando, y siempre te encontrabas sola.


 


Un sentimiento de rabia y odio hacia mi iba creciendo día a día, veías que os estaba haciendo daño, sin ningún motivo, no a ti sola, sino a todos los que me querían, y porque no?, Un sentimiento de celos que nace del cariño hacia alguien, hacia ese algo que no veías, pero que veías me estaba apartando de ti, empezó a brotar en Ti también.


 


Sufrías cada día la impotencia de no poder hacer nada para  solucionar lo que pasaba, daba igual tus buenas notas, la respuesta era siempre la misma, ya no te reías, ya no me reía, que triste era todo, ¿así era la vida de mayor?, ¿Por qué mis amigas se reían, y a ti no te hacia gracia nada.?


 


Con el tiempo, pasaste del silencio a la rebeldía, tuviste una mezcla de claridad y confusión, tu único recurso para enfrentarte a lo nuevo fue Mama, fue tu desahogo, tu tabla de salvación en ese mar de dudas que tantos miedos te provocaron, el llanto y la soledad fueron tus nuevos amigos, y te diste cuenta que ya no valía el cerrar los ojos muy fuerte para que la pesadilla pasase, a la mañana siguiente estaban ahí.


 


En la búsqueda de tu identidad adolescente, solo tenias un modelo a seguir, el de Mama, y ese era muy triste, y decidiste correr para llegar a un destino que no sabias bien cual era, pero eras consciente de que posiblemente, seria mejor que el que ella y tu estabais viviendo.


 


Me preguntaste el otro día; ¿Por qué yo no he disfrutado de ti como mi hermana?, te aseguro que te podría contestar de mil maneras, pero pienso que mas que una respuesta, mereces Gratitud; Gracias a Mama y a Ti, tu hermana no va a representar el papel que a vosotros os asigno el alcohol, porque vosotras, especialmente tu, al dirigirte a mi sin decir “PAPA”, me hicisteis ver lo importante de la vida, me hiciste ver lo que sin pretenderlo, estaba destruyendo;  siempre serás mi deuda pendiente, te debo el cariño que no dudes que siempre te he tenido, y que seguramente no te he demostrado, hecho de menos el que te quedaras dormida en mi regazo, el estar contigo en la orilla de la playa, no me puedo perdonar, el darme igual tu expresión de asombro la noche de reyes, o tu cara al ver a Papa Noel, si mi vida yo te veía, y ahora se quien me cegaba.


 


Creía que con pagar tus estudios, tu ropa, los regalos, cumplía con mi obligación, no me daba cuenta de que eso era lo de menos, lo valioso, tu sonrisa, tus canciones y disfraces en los actos de fin de curso, los besos que me dabas cuando me iba,  eso era lo verdaderamente importante, y todo eso me lo perdí.


 


No dudes cariño que te he querido, por favor piensa en quien ha sido el verdadero culpable, que he aprendido de mis errores, ahora solo te pido que me perdones.


 


Ten la seguridad que si pudiera rebobinar mi vida como si se tratara de un cassette, lo haría y pararía justo el día que tú naciste, y empezaría de nuevo con la felicidad que sentí al verte, felicidad que nada ni nadie me podrá quitar nunca.


 


Espero que estas líneas que salen de mi corazón puedan aliviar el daño que mi dependencia te causó, y que sepas que la felicidad que ahora reina en nuestro hogar, es el resultado de vuestro sufrimiento.


 


Y para acabar permíteme que me ayude de la letra de una canción que nos gusta mucho a los dos.


“…..CUANTOS TE QUIERO ME HABRE CALLAO”


 


 A mi hija Laura.


 


 

 
Volver
 
 
  Asociación Bajoaragonesa Turolense de Toxicómanos y Alcohólicos Rehabilitados. José Bielsa "El Lindo".
C/ Escucha, 3. 44500 ANDORRA (Teruel)
Telf.: 978 84 31 51 - Fax:978 84 37 99 - Movil: 619 92 09 66
Horario: de Lunes a Jueves de 18 a 22h
 

Diseño, desarrollo y mantenimiento: Sedinet

Valid HTML 4.01 Transitional ¡CSS Válido! Icono de conformidad con el Nivel A, 
	de las Directrices de Accesibilidad para 
	el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI